10 remedios caseros para evitar la eyaculación precoz

Ratio:  / 4
MaloBueno 
Tamaño letra:

Dentro de los problemas más frecuentes a los que se enfrentan los hombres en cuanto a su sexualidad, se encuentran la disfunción eréctil y la eyaculación precoz.

Esta última es la segunda más frecuente, pues alrededor del 40 por ciento de los varones menores de 50 años, la han padecido, así lo publica pysnnoticias.com.

La definición técnica de eyaculación precoz es:

acto mediante el cual se produce el lanzamiento del contenido de un órgano fuerza y rapidez, específicamente del líquido seminal de forma prematura, temprana, antes de lo deseado o usual.

 

En términos más llanos, la eyaculación precoz es el reflejo involuntario que le impide al hombre poder controlar la expulsión de su semen, y que por tanto, afecta sus relaciones sexuales.

Sin embargo, este problema tiene solución, pues las causas más comunes son de índole psicológica y emocional, aunque también existen casos relacionados con la anatomía del hombre.

Existen diversos tratamientos, los cuales se enfocan en ejercicios y técnicas naturales comprobadas por especialistas.

Con información de quo.es y remedios.innatia.com, ModelosGalilea.com ha hecho una lista algunas soluciones caseras para controlar esta disfunción que te explicamos en Modelos Galilea

1. Anestésicos:

Los que se venden en forma de pomada son los más utilizados, pues estos se untan en el glande de 30 a 20 minutos antes de tener relaciones sexuales con penetración.

Un punto importante es que se tiene que utilizar condón para que el efecto de adormecimiento del ungüento no afecte la sensibilidad de la vagina.

2. Preservativo masculino.

Si el problema no es tan grave, la disminución de sensibilidad que proporciona utilizar condón podría ser suficiente.

3. Té de manzanilla.

Remedios.innatia.com menciona que es uno de los mejores remedios contra la eyaculación precoz, ya que esta planta tiene una gran acción tranquilizante, que ayuda a relajar al individuo, disminuyendo su ansiedad y nervios. Así que antes de tener sexo prepárate una tacita de té de manzanilla.

4. Avena.

Si prefieres un vaso de leche, te recomendamos mezclarlo con unas cucharadas de avena, o también puede ser con yogurt; el cual ayudará a controlar la expulsión de semen. A este cereal además, se le atribuyen propiedades afrodisíacas, pues el yasalud.com, se menciona que en las mujeres aumenta el deseo sexual.

5. Té de valeriana.

La infusión de esta hierba tiene que ser ingerida 10 minutos antes del coito. A esta plata se le atribuyen propiedades sedantes que favorecen a no eyacular antes de lo deseado.

6. Baños de asiento.

Este remedio es muy efectivo porque ayuda a sedar los genitales. El agua que se utiliza debe ser preparada con hojas de romero, para que el efecto sea mayor. Este remedio se tiene que realizar previo a tener relaciones sexuales.

7. Meditar.

Practicar la meditación a diario te ayudará a tener mayor control sobre tus actos y podrás canalizar tu energía dependiendo de tus necesidades. En el ámbito sexual, te favorecerá a relajarte y mejorar tu desempeño durante el sexo.

8. Ejercicios.

Una de las soluciones que recomiendan los especialistas es ejercitar los músculos perineales y PC, que son los que usan los hombres al orinar. Pues de la mismo modo que controlas la expulsión de tu orina, puedes controlar la eyaculación.

Para ejercitarlos apriétalos y suéltalos, haz 15 repeticiones continuas y descansa un minuto y vuelve a empezar. Cinco series de 15 repeticiones es lo recomendable cada día. Así lo menciona comodurarmasenlacama.com.

9. Masturbación.

Una buena forma de controlar la eyaculación es practicar contigo mismo. Realiza la masturbación sin prisa y con el objetivo de aprender a controlar tu mente y cuerpo es muy positivo.

Hay que romper con la clásica forma de autosatisfacción, la cual busca un orgasmo rápido, para aprender a disfrutar del placer tanto en solitario como en pareja.

10. Posturas.

Las posiciones en las que la mujer se encuentra encima del hombre ayudan a que el varón no se sienta presionado, además de que no realiza mucho esfuerzo, por lo que se puede concentrar mejor en su desempeño.