En el autobus

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Tamaño letra:

El sábado me dispuse a salir y decidí ponerme muy bonita. Me coloque un pantalón ajustado que amenazaba con dejar salir mis grandes y lindas nalgas en cualquier momento, a la vez que mostraba mis piernas y hacia desear tocar toda mi colita, me puse unos zapatos de tacón que alto para que se viera más mi parado trasero y me dispuse a salir por la puerta dispuesta a pasar una gran noche.

Al llegar a la parada del autobús vi. A 4 muchachos jóvenes y fornidos q no dejaban de mirarme. Como me lo suponía el autobús estaba full, y disimuladamente me puse pegada a los muchachos a los que le había echado, el inmediatamente se dio cuenta de mi presencia y empezó a rózame, y de repente siento algo que me levanta un poco el vestido y me empieza a tocar la cuca. Me hubiera gustado ver su cara al sentir que no llevaba ropa interior de ningún tipo. En ese preciso instante el autobús se detuvo y, era mi parada, me di la vuelta, y así se lo hice saber a mis acompañantes, que decidieron acompañarme.

En cuestión de segundos estábamos los cinco en el servicio de caballeros, y hay empezó realmente todo. Él más guapo y grande fue el que tomo la iniciativa, me mando poner de rodillas en el suelo y empezar a chuparle su verga. En seguida sentí como uno de los otros tres que estaban observando me empezaba a lamer la cuca mientras los otros dos me sobaban por todos los lados, de tal forma que en cuestión de segundos llegue a mi prime orgasmo.

Luego, sus amigos me colocaron a cuatro patas y uno de ellos empezó la penetración, le dije que usara condón, ya que no me gusta estarme cuidando, ni tomando pastillas, pero el me dijo que no traía condón, así que le dije que tratara de echarlo afuera ya que estaba en mis días fértiles, mientras yo chupaba las otras tres bregas, hasta que una de ellas estallo en mi boca, era el guapo al que ya se la llevaba chupando un buen rato, mientras el que estaba detrás mío seguía a lo suyo penetrándome hasta que en un momento se detuvo y empezó a escupir leche dentro de mi cuca, como nunca había visto antes, así que me voltee y le dije que por que lo había echado adentro y me dijo, que no aguantaba la tentación de llenarme la cuquita de leche. Ahora ya solo quedaban dos en pelea, me dieron la vuelta quedando con la espalda en el suelo, y uno de ellos me penetro en esa posición mientras yo se la chupaba al otro.

De nuevo me cambiaron de posición, uno de ellos se tumbó en el suelo Boca arriba, haciendo que yo me sentara sobre su enorme verga, me estaban haciendo un sándwich!, cuando por fin la tenia entera dentro comencé a disfrutar.

Estaba disfrutando como nunca lo había hecho, tenía una enorme verga entre mis entrañas a punto de reventar, mientras otra me follaba la cuca. Y así estuve un rato, asta que por fin empezaron a correrse, el primero fue el que estaba debajo mía, quería echar todo su rico esperma en mi cuca pero lo saque a tiempo para que acabara afuera, luego empezó a correrse el que me penetraba asnalmente, llenándome las entrañas con su calentito semen,

Ellos se vistieron rápidamente y se fueron, todos menos uno, el chico guapo, que se quedó, me ayudo a lavarme un poco y a vestirme y luego me acompañó asta mi casa, donde le pedí el teléfono y ahora es mi novio, y el escritor de este relato.

Quiero decirle, que de esta aventura estoy embarazada, y mi novio dijo que lo iba a reconocer como si fuera hijo suyo.

He preferido contar esta historia desde la posición de ella debido a que me pareció más excitante,