Cogida por un labrador dorado

Ratio:  / 2
MaloBueno 
Tamaño letra:

Hola soy Ana Gaby, actualmente tengo 27 años y vivo al Norte de México; les contaré lo que pasó con Poppy, el perro labrador de una amiga.

Hace algo más de un año, mi amiga, llamada Paty, me dijo que Xuxa, su perra labrador ya había entrado en celo, pero que por el momento no quería que su perro la cruzara, ya que la perrita estaba enferma y seguramente un embarazo la enfermaría más, que quería esperar hasta el otro celo. Me dijo que le iba a decir a su hermana que le cuidara a Poppy los días que durara el celo, porque no siempre iba a poder estar pendiente de que el perro no montara a la perra, ya que, el perro estaba necio de querer hacerlo y la perra lo buscaba jajajaja. A mi se me hizo fácil decirle a Paty que si su hermana no podía cuidarselo, yo podía hacerlo, sólo de que me dejara suficiente alimento, ella me dijo que hablaría con su hermana a ver que le decía y al día siguiente me daba razón.

Al siguiente día en la noche fuí a casa de Paty, me dijo que su hermana había aceptado cuidar a Poppy, pero que hasta el martes (era viernes) ya que iría a casa de sus suegros a quedarse el fin de semana. Platicamos un rato, luego escuchamos un ruido en el patio de Paty, ella se paró casi de un salto del sillón, y exclamó "Poppy ya se soltó" y salimos al patio y efectivamente, Poppy andaba suelto y ya detrás de Xuxa, seguramente entre los tirones que se daba rompió la correa y tiró el bote de basura, por eso el ruido. A como pudimos agarramos a Poppy y lo volvimos a amarrar. Le dije a Paty que si quería, mientras llegaba su hermana, yo me llevaba al perro a mi casa, que para mi no era molestia, que hasta me serviría de compañía, ya que, la mayor parte del tiempo estoy sóla, Paty me decía que no, que no quería incomodarme, yo le dije que para mí no era molestia, y entre tanto insistir una a la otra, terminó aceptando, eso porque Poppy se volvió a soltar y ya andaba tras la perra jajajaja.

Entradas las 10:00 pm me fui a mi casa, a 5 cuadras de donde vive Paty, el esposo de ella me acompañó hasta mi casa ya que Poppy era un perro fuerte y en vez de llevarlo yo a él con la correa, parecía que él me llevaba a mi jajajaja y ya el esposo de Paty me ayudó a llevarlo y a meterlo al patio. Cuando el esposo de Paty se fue, como yo ya traía sueño, me cambié de ropa, me puse un baby doll, sin ropa interior, así duermo todas las noches, pero como soy gordita, pues me suelen quedar más rabones de lo normal. Estaba muy cansada, así que me dispuse a dormir. Alrededor de las 3:00 am , escuchaba a Poppy aullar así como un cachorrito jajaja y rasguñaba la puerta, seguramente desconocía el patio de mi casa o se sentía solito porque no estaba Xuxa. Me paré y fui a verlo, cuando sintió que estaba abriendo la puerta dejó de llorar, y gustoso empezó a mover la colita y a brincotear jajajaja. Lo acaricié y le hablaba, le decía que estuviera tranquilo, que se quedaría conmigo unos días, que todo estaría bien, él parecía entenderlo ya que se tranquilizó. Después, como yo dejé ropa tendida en el tendedero del patio, Poppy quería bajarla y por supuesto que a mi no me pareció eso jajaja, así que saqué el huesito de él, que es para que se entretenga ruñiendo, se lo dí y empecé a quitar la ropa tendida.

En lo que yo me estiraba para agarrar la ropa, el baby doll se me subía, pero no le tomé importancia, pues Poppy era un perro jajaja, que me iba a andar viendo o criticando como un ser humano jaajaja, pero de repente sentí su nariz fría en mi monte de venus, y su lengua en mi cosita, jaja mi primera reacción fue susto, ya que Poppy me agarró desprevenida, sólo cerré las piernas y lo corrí de ahí, Poppy siguió con su huesito y seguí quitando la ropa, que ya me faltaba poca. Pero me quedé pensando en la lamida de Poppy, sentí una cosquillita rica jeje, nunca me había pasado eso. Después Poppy se volvió a parar y se acercó a mi, yo me hice la que no lo vi, a ver que hacia, nuevamente se acercó a mi puchita y empezó a lamer, esta vez no lo quité, deje que lamiera, Poppy lamia despacito y yo empecé a sentir muy rico, empezó a lamer mas rápido, y yo más rico sentía, estaba perdida en esa sensación, pero reaccioné cuando Poppy se paró en 2 patas y se me hecho encima, eso me asustó y me metí a la casa y cerré. Dejé la ropa en el sillón y me fuí a acostar nuevamente.

Pero no pude dormir, pensaba en las lamidas que Poppy me había dado, que fué una sensación muy rica, algo que nunca había sentido, además de que hace semanas que no tenía mi dosis sexual, pues creo que eso me prendió. Pero yo pensaba que eso no podía ser, que estaba mal, porque era en contra de la naturaleza, que yo había hecho mal en dejarme y que me hubiera gustado. Pasó un rato y yo seguía sin sueño, así que decidí encender mi computadora y entrar al facebook jejeje. Pero la situación de Poppy me daba vueltas por la cabeza, entonces se me ocurrió buscar información al respecto, encontré relatos (así di con esta página) y videos, sin duda alguna empecé a ver todo eso, de primero se me hacía raro, como muy actuado, después encontré un video donde un perro labrador como Poppy le hacía sexo oral a una mujer, wow que video, se veía muy rico, empecé a mojarme y me gustó como se estremecía la mujer, seguramente sentía muy rico en su panochita.

Me puse muy caliente y empecé a dedearme, ese video era algo parecido a lo que pasó con Poppy y entre mi dedeada pensé... "voy a meter a Poppy para que me haga lo de hace rato, nadie lo sabrá sólo él y yo" así que inmediatamente me paré de la cama y fuí por él al patio, al hablarle Poppy se metió emocionado y saltando de gusto, yo lo dirigí a mi cuarto, me quité mi baby doll, me senté a la orilla de la cama y abrí mis piernas. Creo que mi puchita olía mucho, ya que de inmediato Poppy se dirigió a lamerme. Empezó a hacerlo despacito, seguramente saboreando mi juguito, sabroso para él, un manjar en su boca, empezó a lame y lame y lame mmmm luego sentí como que metía su lengua en mi partecita íntima, y su nariz fría cerca de mi clítoris, era delicioso, a pesar de gustarme tanto los perros nunca me había pasado por la mente que uno me lamiera y menos que lo hiciera así de sabroso. De tan rico que sentía me acoste por completo, abriendo lo más posible mis piernas, Poppy lamia rico, no paraba y yo más rico sentía, después empezó a lamer mis ingles, a como pude saqué mi balita vibradora del cajón junto a la cama, para sentir más más rico. En lo que saqué la balita, Poppy volvió a lamer mi cosita, pero ahora mi clítoris, como que ahí empezó a enfocarse, yo sentía muy muy rico, luego empezé a acariciarme las tetas (talla 38D) me giraba los pezones y los jalaba, al ritmo que sentía rico las lenguadas de Poppy, empecé a sentir muchas cosquillitas, muchas ganas de orinar, empecé a estremecerme, mmmm no quería que parara la sensación tan sabrosa que sentí. Segundos después llegó mi orgasmo, mucho más sabrosos que nunca, así lo sentí, acompañado de muchos juguitos vaginales, ya ni alcancé a usar mi balita.

Apenas descansé unos segundos, empecé a acariciarle el lomo a Poppy, ese hermoso perro color "dorado" que me había regalado un rico orgasmo, él fue bueno y complaciente conmigo, además de enseñarme que alguien más, además de un hombre o una mujer, podía darme unas ricas lamiditas, Poppy se portó muy bien, así que merecía un premio; me paré de ahí, fui a la cocina y de mi alacena saqué una botella de chocolate líquido, de ese del Hershey's, y deje caer cierta cantidad, en mi cuello, pecho, bubis, pancita y en las piernas.

Come chocolatito Poppy, se que te encanta, disfrutalo anda.. Yo le dije en un tono cachondo mientras me recostaba en la alfombra de mi cuarto. Poppy empezó a lamer el chocolate de mi cuerpo, empezando de mi cuello, y pasando muy rico por mis bubis, su lengua estaba tibia, su lengua áspera, sentía muy rico que él me lamiera, luego bajó a mi pancita, pero él estaba en una posición tipo 69, así que pude acariciarle la pancita y pajearlo, lo hice poco a poco, con cierto miedo a hacerlo mal y que se enojara y me mordiera, pero creo que estaba haciendolo muy bien, porque de su capucha se asomó esa hermosa verga canina color rosada, y él seguía comiendo chocolate de mi cuerpo. Me puse más chocolate, pero ahora en mi vello púbico, y algo que cayó en mi papaya húmeda, Poppy encantado comiendo chocolate y disfrutando de una manuela por una novata. Sus lamidas me pusieron más y más caliente, hasta el punto de llegar a lamer ese pilín canino, quería probarlo, su olor no era malo, pero quería saborearlo, así que sin pensarlo a como pude me acomodé y chupé, algo parecido a como con un hombre, su sabor era saladito, nada mal a como creí que podía saber, le pasé la lengua en forma circular por esa puntita bonita y la metí un poco a mi boca mmmmm que rica verguita, o sería que ya quería mi dosis de sexo sabroso y por eso me había gustado.

Luego se acabó el chocolate de mi puchita y Poppy siguió con las piernas, ahí ya no alcanzaba su verga, así que deje que terminara con el chocolate de mis piernas. Lamió y lamió hasta acabar con todo. Luego me hinqué y le dí la espalda, empecé a dejar caer chocolate por mi espalda, sentí que llegó hasta mis nalguitas y enseguida Poppy empezó a lamer como loco mi cuerpecito, era una sensación deliciosa, algo muy rico y nuevo para mi.

Mmmm si papi, sigue así, a tú perrita le encanta mmmmm Le dije súper cachonda.

Pero creo que Poppy se había cansado de lamer, se abalanzó hacía mi, me puso su pecho en mi espalda, casi me tumba, se me subió e intentaba penetrarme, sentía piquites en las nalgas, pero aún no le atinaba a mis oyos. Me levanté un poco y me acomodé a 4, pero recargada en la cama para estar más cómoda y no cansarme con el peso de mi nuevo amante canino. Yo ya estaba muy muy mojada, lista para la penetración, quería sentir ese trozo de carne canina dentro de mí, si la lengua me había hecho maravillas seguramente esa rica verga haría muchísimo más. Apenas terminé de acomodarme bien en la orilla de la cama y Poppy empezó con sus picotazos en las nalgas, dió como 3 piquites y de repente zaz!! mmmmm le atinó a mi puchita mojadisima y ansiosa, entró muy rápido, resbalaba rico, sólo dí un pequeño respingo, ya me urgía ser su perrita mmm.

El movimiento de Poppy me enloqueció más, ese vaivén rapidísimo me hacía sentir maravillas dentro de mí, se mueve mucho más rico que un hombre (no digo que ellos lo hagan mal xD) luego tomé mi balita y la puse en mi clítoris, la cogida de Poppy y la vibración de la bala en mi íntimidad mmmm que sabrosa combinación.

Ahh sii asi Poppy asi papi mmm que sabroso te mueves ahh ahh, yo le decía casi al punto de mi orgasmo, Poppy no dejaba de moverse, cada vez lo hacía más fuerte, y sentía más presión en mi papayita rica.

Ahhhh papii que rico!!! Mmmmm le dije sintiendo mi primer orgasmo en la monta.

Dale mi amor no pares, dame rico dame más rico, dame todo, piensa que soy Xuxa y que al fin la estás montando,ahhhmmm mmm descarga en mi lo que no has hecho con ella ahh ayyy mmm.. Le decía vuelta loca de placer.

Luego sentí un dolor algo fuerte, pero muy rico, sentía que mi conchita se abría más y más mmmm ayy que rico dolía. Sentí como llena mi panochita, Poppy se quedó quieto, sentía yo que mi panocha se apretaba más, y muy muy caliente. Poppy me echó una patita sobre la nalga izquierda y quedamos culo con culo.. Ohh nos quedamos pegados!! Me quedé pegada como una perra mmm. Así con Poppy pegado, con su pija haciendo presión dentro de mi, empecé a pasar mi balita nuevamente por el clítoris, ayy que sabrosa sensación, tener la pepa llena y estallando de placer y darme con mi bala era sensacional. Mmm ayyy ayy que rico, empecé a moverme un poco, la sensación me tenía loca de placer. Hasta que llegó el momento de mi orgasmo rico mmmmm. Caí agotadisima, me quedé recostada a la orilla de la cama, con Poppy aún pegado. Me estaba quedando dormida, cuando de repente sentí un tirón de Poppy y un ruidito, como un plap! y Poppy se despegó de mi. Sentí como escurrieron sus mecos entre mis piernas, calientitos, muy rico. Apenas me levanté de la cama, de la orilla, para acostarme bien, y Poppy empezó a olfatear entre mis piernas, seguramente el olor de sus mecos y mis jugos le llamó la atención y empezó a pasarme la lengua por ahí. Yo ya estaba agotada, pero, si te dan placer, ni como decir no.

Abrí mis piernas otra vez y Poppy empezó a chupar mis verijas, pasaba la lengua riquísimo desde el culo hasta mi clítoris, ayy Dios mío, que rico, me encantó esa lengua canina, luego pasó a limpiar lo que había chorreado en mis piernas, terminó ahí y regreso a mi panocha, lamía y lamía, empecé a estremecerme y a arquear mi cuerpo hasta que estallé de placer. Mmmm

Ya eran más de las 5am, que rica madrugada de placer había tenido, le dí un besito a Poppy en su hociquito bonito, le dí una palmada al colchón, en señal para que se subiera a mi cama, muy entendido él, así lo hizo, nos quedamos bien dormidos, agotados de tanta cogida, de tantos orgasmos, de tanto placer, que delicia.

Poppy se quedó conmigo 2 semanas, en esas 2 semanas, todas las noches cogimos, hicimos el amor sabroso, también me dió por el culo y ufff que delicioso en serio.

Ay veces que Paty me presta a Poppy, se lo pido con la excusa de que me siento sola y él me hace compañía, y claro que me hace compañía además de darme uno de los más ricos placeres de la vida... EL SEXO