Amor Filial

Gemelas

Las gemelas le pedían a su vecino que las desvirgara, ya que parecía un gran experto, a juzgar por el número de mujeres que pasaban por su piso.

Iniciandose con mami (II)

Flor, después de jugar con la verga de su hijo fantasea con la forma de gozar con él.

Perdónanos mamá (II)

Los hijos, que habían conseguido echar un polvo fabuloso con la madre, se siguen preocupando de su vida sexual. Traman un plan para continuar su relación incestuosa incorporando al grupo a un buen amigo.

Nancy

Un solicito padre se ofrece a desvirgar a su hija y hacer que disfrute al máximo su primera penetración.

Mi tia y sus hijas (I)

Un joven va a vivir con sus tíos para asistir a la universidad. Su constante calentura le hace buscar las ocasiones para un acercamiento sexual con su tía y sus primitas. Hasta que una noche sorprende a su tía masturbándose mientras ve una peli porno.

Hermanitas (II)

Susana y Monica vuelven a unirse y a disfrutar mutuamente de sus cuerpos.

Dejar embarazada a mamá

Unos días de conversaciones dan lugar a un mágico polvo.

El baño con mi suegra

Una tarde de calor se hace aún más caliente para un hombre al ver el cuerpo de su suegra y sus grandes tetas.

Historia secreta

Una madre tiene un secreto inconfesable...hasta el día de hoy.

Verónica mi madrastra

Un joven corteja y acosa suavemente a su madrastra hasta que consigue seducirla.

El incesto de Ana (padre e hija)

Padre e hija, quedaron solos, no hablaron sus labios gozaron.

Sexo con mi tia

Como un joven realiza el sueño de follarse a su tia tras unos años de fantasias con ella.

Diario de Vida (II: Natalie)

Nuestro héroe alcanza un nuevo objetivo: su hermana mayor.

Lo que me hizo mi hermano en el metro

Los hermanos, él y ella, toman el metro. Ella va seductora y caliente y el hermano no se queda a la zaga. Después de un buen magreo un desconocido se les une y hacen un sándwich con la chica.

Mi hermanito enfermo

Una condescendiente y caritativa muchacha cuida de su hermano enfermo y aplica un buen polvo como terapia.

Historia de una nuera muy puton

En el chalet de la playa la nuera se resarce de su hambre de sexo con el suegro y su hermano, que disfrutan de todos sus agujeros a placer y ella de sus vergas experimentadas.

Vacaciones en el campo

Una ausencia por causa de trabajo de su padre deja el camino expedito a un fogoso joven cuyo objetivo termina siendo acostarse con su madre.

Perdónanos mamá (III)

El plan de los muchachos resulta a las mil maravillas y tienen ocasión de ver a sus madres enlazadas en un tórrido abrazo lésbico que disparará la señal para comenzar a follar a ambas sin tregua hasta descargarse varias veces en ellas dejándolas agotadas por los orgasmos.

Historia con mi madre

El deseo y la pasión llegan por caminos imprevisibles.

La edad de la inocencia

Así que sí, soy Lara. Esa Lara que conoces, con la melena larga y castaña, ojos marrones oscuros casi negros que a veces brillan en tono azul cobalto y sí, ese par de tetas que parecieron brotar de un día para otro. Ojalá me conozcas y ojalá me imagines. Sentir el gusanillo cuando me cruce contigo.

Mi enfermero particular

Un accidente en el instituto hace que la muchacha tenga que ser atendida en todo por su padre, viudo, que debe bañarla y aplicarle una pomada. Y , claro, al final le aplica su cuerpo, entero y por partes.