Click here for more.

La Boda de Pam (II)

En el hotel Pamela se da un festín de hombre con los amigos de su marido en lo que se supone que es su noche de bodas. Penetrada por todos los sitios y al mismo tiempo... buen fin de fiesta. Llegamos a casa, Dani y Diego llevaban a mi marido Charli, que iba como una cuba. Le tuvieron que ayudar a subir las escaleras hasta el dormitorio, y entre los tres conseguimos desnudarle y meterlo en la cama. - Ahora me toca a mi - les dije - tenéis que ayudarme a quitarme el vestido. - - Se miraron riéndose y vinieron hacia mi decididos, casi no me dieron tiempo ni a indicarles donde estaban las cremalleras y corchetes, pues rápidamente ya estaban los dos bajándome el vestido de cintura para abajo. Y allí estaba yo, con los pechos al aire , en tanguita blanco que dejaba ver todo mi trasero y transparentaba mi vello del pubis y con unas bonitas medias blancas sujetas con los eróticos ligueros. Los chicos no acertaban a colgar mi vestido en la percha, pues solo tenían ojos para mis tetas y mi culo. Podía ver sus bultos debajo de los pantalones mientras ellos sorprendidos, intentaban comportarse con naturalidad. - - Bueno, me tendré que poner algo encima, dije . aunque hace calor... Justo en ese momento sonó el timbre de la puerta -Rinnng! - - - Quién podrá ser a estas horas? -nos preguntamos - Venid conmigo ha abrir la puerta, por favor, tengo un poco de miedo. - - Yo me quedé detrás de la puerta mientras Diego y Dani la abrian. - - - ¡¡¡Hombre!!! ¿Qué hacéis aquí? -preguntaron divertidos mientras les dejaban pasar a todos. - Tranquila Pam, son los chicos. - - Vaya , esto si que era una sorpresa, los amigos de mi marido capitaneados por Fernando que me sonreía maliciosamente . Al cerrar la puerta y verme así semidesnuda, todos alucinaban, y empezaron a decirme cosas y burradas. - - - Tia, vaya polvazo , vaya par de tetas tienes.- ¿qué pasa , os pillamos en plena orgía? - ¡¡¡ Bueno chicos!!! Vale ya! - les dije enfadada - una cerveza y todos a vuestras casas. - Los chicos asintieron riéndose , mientras se servían unos cubatas del mueble-bar y ponían música . Rápidamente me cogieron y me pusieron a bailar , no me dejaron ni subir a buscar algo de ropa, aunque ya a estas alturas lo mismo me daba. - Estuvimos una media hora bailando y aunque estaba bastante cansada de todo el día , me encontraba a gusto y muuuy excitada , sin darme cuenta (o quizá si) fui calentando el ambiente bailando cada vez mas provocativa y pegándome a los chicos , mientras ellos pasaban de los roces "despistados" a acariciarme descaradamente las piernas , el culo, la espalda y los pechos pero sin llegar a tocarme los pezones , que puntiagudos y duritos apuntaban hacia el frente. Ellos seguro que podían ver lo mojadas que llevaba las braguitas y animados por la borrachera que llevaban unos y por que seguro que Fernando les había contado nuestro "incidente" en el WC del restaurante, pronto aumentaron el ritmo y el atrevimiento de sus caricias sobre mi cuerpo en movimiento. Cada vez sentía más manos acariciándome, los tenía a los 5 chicos bailando pegaditos a mi (algunos ya ni bailaban) tocándome ahora si los duros pezones, jugando con ellos incluso pellizcándolos , sobándome con fuerza mis grandes pechos , manos acariciándome los muslos hasta llegar a mi húmeda braguita, la cual de un rápido tirón me la quitaron , dejándome allí de pie , desnuda con unas medias y las ligas mientras instintivamente me agachaba un poco , abriendo mis piernas para dejar que esas hábiles manos profundizasen más en su labor. En ese momento creo que tuve el primero de mis múltiples orgasmos en mi curiosa noche de bodas. - - A lo que quise darme cuenta, estaba tumbada en el sofá mientras el cabrón de Fernando , encima de mí, me follaba con dureza y Diego y David se peleaban por meterme sus pollas duras en mi boca. Yo como loca, me dedicaba a intentar chupar las dos de vez , mientras las pajeaba rápidamente. Claro, poniendo tanta pasión, tardaron poco en vaciar su leche por toda mi cara , mientras rápidamente , Daniel y Jose ocupaban sus lugares, hasta que también ellos se corriesen en mi boca. - - - Zorra , ¡¡¡qué bien la chupas!!! Me decían mientras yo me afanaba en exprimir hasta la ultima gota. - - Cuando Fernando acabó de follarme, los otros chicos ya estaban un poco cansados, pero yo, sedienta de más sexo , aún no estaba dispuesta a irme a dormir. - - Cogí a Diego, que hace tiempo que quería follarmelo , y poniéndome encima de él, a horcajadas, comencé restregar mi mojado chochito y mi culo por su pequeña cola mientras le ofrecía mis tetas que colgaban encima de su cara. Él me las cogió con fuerza mientras mordía mis grandes pezones , todos le animaban. - - - Venga Diego, ¡que no se diga!! Esta putona quiere más rabo... ¡dáselo ya! - - Yo noté como su polla iba creciendo con mis continuos refrotes con mi sexo y en cuanto estuvo bien dura, le puse un condon y me senté encima , metiéndomela hasta adentro y comenzando a botar encima de aquella bonita polla mientras Diego seguía comiéndome las tetas. Entonces sentí como José se colocaba detrás de mí y apuntándome su polla dura en mi culo, hizo fuerza hasta que me entró por detrás. Uhhmm. Aún me excito cuando recuerdo... - - Al principio me hizo bastante daño y di un grito que a todos asusté , quedándome quieta con las dos pollas dentro de mi pero sin moverme, mirando al cielo y con los ojos cerrados unos instantes. José asustado me dijo: - Lo siento... ¿te la saco?. Yo al principio ni respondí , seguí moviendo las caderas encima de Diego, despacito, sintiendo entrar y salir las dos vergas por delante y por detrás hasta que desapareció el dolor y creyendo morir de gusto le dije entonces: - - - Calla maricón y dame más fuerte ... rómpeme el culo - - Todos rieron mientras yo gemía y gritaba de placer diciéndoles barbaridades... Los otros también se animaron y aún tuve que chupar dos pollas más antes de que se fueran. Salí a despedirlos así , desnuda , con las medias rotas , el pelo , la cara y las tetas llenas de semen , les hice prometer que sería nuestro secreto y después de darme una ducha rápida me fui a acostar al lado de mi marido, que dormía profundamente. - - Tenía que descansar porque al día siguiente cogía el avión hacía el Caribe , nuestra luna de miel... pero eso es otra historia.

Imprimir  
Presiona aquí para más detalles.