El baño turco

Un joven desea ardientemente sentirse como una hembrita caliente y abierta a varios machos. Y se encamina a un baño turco... Hacía un tiempo que estaba fantaseando con tener relaciones homosexuales, y no me animaba, además no sabía cómo acercarme a un hombre, no se me ocurría de qué manera podría conocer a alguien que le interesara acostarse conmigo, hasta que fui a un baño turco, se me ocurrió que en un lugar donde sólo concurren hombres y en el que la única vestimenta es un toallón, debería pasar algo, y no me equivoqué. Llegué casi temblando de los nervios, me dieron dos toallones después de abonar la entrada y me indicaron donde estaba el vestuario para que me saque la ropa y la guarde, cosa que hice mientras un tipo se sacaba su ropa cerca mío y me miraba, era un hombre de unos 50 años, alto, de pelo blanco, con bastante pinta, aire de intelectual, cuando se quitó el slip quedó ante mi vista su verga que era muy grande, notó que se la miré y me sonrió, inmediatamente bajé la vista, me sentí avergonzado, me envolví en uno de los toallones y fui hacia las duchas, había seis compartimientos sin cortina me metí en uno de ellos y me quité el toallón, abrí el agua y me puse debajo, enseguida apareció este hombre y se paró a mi lado, me miró de arriba a abajo y me preguntó: ¿es la primera vez que venís?,sí ,le contesté, ¿me dejas que te enjabone?,me dijo, y volví a responder afirmativamente, tomó un jabón y empezó a pasármelo por la espalda, me quedé inmóvil y rápidamente bajó su mano hacia mi cola, me enjabonó el ano y me acarició suavemente, jugó con sus dedos en mi agujerito, y me excitó muchísimo, mientras me enjuagaba comenzó a besarme los pezones, cuando me quitó el jabón del culo se arrodillo detrás mío y empezó a besarme las nalgas me las separó con sus manos y me empezó a pasar la lengua por mi agujero, sentí su lengua que entraba un poquito, eso me puso como loco y perdí totalmente la noción de lo que estaba pasando, deseaba con todas mis fuerzas que me penetrara, de pronto levanté mi vista y me di cuenta que otro tipo estaba parado frente a mí, observando la escena, acercó su pija que estaba ya dura a mi boca e hizo que se la chupara, me la metió toda en la boca mientras atrás mío seguía el primero, que luego supe que se llamaba Germán, lamiéndome el orto y haciéndome desear sentir su verga, me sentí muy puto en ese momento, gozaba chupando esa enorme pija que me llenaba la boca y la lengua de mi nuevo amigo me hacia sentir un placer que nunca había experimentado, de pronto este dejó de chuparme y se incorporó detrás mío, mi cola estaba bien abierta y deseosa, totalmente lubricada por su saliva, apoyó la cabeza de su verga en la puertita de mi culo y empujó despacito, muy suavemente su pija se deslizó dentro mío y me hizo sentir como una hembra, sentí que atravesaba mi cuerpo, me sentí una hembra deseada por estos dos hombres y me dio mucho placer ver como ellos gozaban penetrando mi boca y mi culito, Germán se movía entrando y saliendo con su enorme pija de 20x6 de mi culo, que lo sentía tan abierto que parecía que no iba a poder cerrarlo nunca más, me estuvo cogiendo un buen rato en el que pareció que el tiempo se había detenido, hasta que empezó a penetrarme con más fuerza al tiempo que sentí como su semen entraba en mi cuerpo, tuvo un orgasmo extensísimo, y mientras él acababa sentí como su leche caliente corría dentro de mi cola, a todo esto Carlos que era el otro, que tenia su pija en mi boca, al escuchar los suspiros de placer de Germán también comenzó a eyacular y llenó mi boca con su semen y no pude evitar tragármelo, seguidamente Germán me dijo que no quería que yo acabara todavía, que quería que me quedara caliente, que le encantaba ver a un putito excitado y que tenía mas para mí, me llevaron a una sala de relax donde había varias camas y un televisor en donde se veía una película porno gay, me hicieron acostar y Germán se arrodilló al lado de mi cara y me pidió que le chupe los huevos, se los lamí con desesperación y luego me metí completamente su pija en mi boca, que era tan grande que casi me ahoga, hizo que me llegara hasta la garganta y me provocó unas arcadas, esto no hizo que él se detuviera, al contrario al ver que me ahogaba y que se me caían las lágrimas por las arcadas, empujó aún más hacia el fondo, en ese instante Carlos me levantó las piernas y apoyó mis pies en sus hombros, sentí como me chupaba los dedos de mis pies, al mismo tiempo que jugaba con sus dedos en mi cola que estaba bien abierta y a su total merced por la posición en la que me encontraba, de pronto sentí que me metía la pija hasta el fondo, me hizo ver las estrellas y nuevamente me cogieron los dos como a una puta y me llenaron con su leche, Carlos en mi cola y Germán esta vez me hizo tragar todo su espeso semen. Finalmente permitieron que acabara, pensé que iba a explotar, tuve un orgasmo extrordinario, esa fue la primera vez en el baño turco, pero no fue la última, cada vez que voy y me encuentro con Germán, este me hace chuparle la pija durante casi una hora y termina cogiéndome y haciéndome coger por algún amigo suyo. Roberto

Imprimir